PACIENTES CON TRATAMIENTO RENAL SUSTITUTIVO CON COVID-19


Un total de 868 pacientes con Enfermedad Renal Cónica que se encuentran en Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS), es decir, diálisis o trasplante, se han contagiado en las últimas semanas por el coronavirus SARS-CoV-2 (Covid-19) según los datos recopilados por la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.).
Estos 868 pacientes representan un 1,3% del total de las personas que se encuentran en nuestro país en tratamiento de diálisis o con trasplante renal (unas 66.000 personas), una cifra a tener en cuenta ya que la Enfermedad Renal Crónica afecta en su mayoría a pacientes mayores de 65 años, que son precisamente también la mayor población de riesgo ante el coronavirus. En la actualidad, el coronavirus tiene una incidencia acumulada en la población en España de 190 casos por cada 100.000 habitantes. Es por ello que los nefrólogos señalan la importancia de los protocolos de prevención y actuación que se han puesto en marcha en las unidades de diálisis españolas ante el Covid-19 como la principal causa de que la incidencia en los pacientes renales se haya situado hasta el momento en ese 1,3%.
La Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.) acordó hace dos semanas con el Ministerio de Sanidad y Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN) un protocolo de actuación que incluye una serie de medidas y precauciones a la hora de actuar y atender a los pacientes renales en las unidades y centros de diálisis en nuestro país.
Estas medidas abarcan desde el transporte de los pacientes hasta su ubicación en las salas de diálisis, pasando por la protección de los profesionales sanitarios y las instrucciones de limpieza y desinfección.
Hasta el momento, 103 hospitales y centros sanitarios de todas las comunidades autónomas han notificado los más de 800 casos de COVID-19 en los pacientes que están en diálisis o trasplante en nuestro país, siendo la Comunidad de Madrid la que aporta un mayor número de casos al registro de la S.E.N. (36%), seguida de Cataluña (18%),
Castilla La Mancha (12%) y Andalucía (9%).
De los pacientes infectados, el 20% del total ya se ha curado (173 personas) y el 23% han fallecido (198), mientras que el 57% restante permanece en situación de infección activa. El registro señala que la infección por Covid-19 ha afectado hasta ahora en mayor medida a hombres (2/3 del total), y que la edad media de los contagiados
es de 67 años.
La modalidad de Tratamiento Renal Sustitutivo más representada entre los pacientes infectados es la hemodiálisis realizada en centro sanitario (63%), seguida de los pacientes trasplantados (33%) y los pacientes en diálisis peritoneal (4%).
Los principales síntomas de los pacientes renales contagiados fueron fiebre (76%), la infección de vías respiratorias altas (68%) y la disnea o dificultad para respirar (43%), mientras que sólo el 8% estaban asintomáticos. Durante la infección, el 72% de los pacientes desarrollaron una neumonía y el 80% una linfopenia (un número más bajo de lo normal de linfocitos en la sangre).
Según los datos recopilados por los nefrólogos de la S.E.N., el periodo de incubación medio de la infección fue de 7 días. Un 30% de los pacientes renales infectados tuvieron contacto previo conocido con algún otro infectado, un porcentaje que se incrementa un 34% más en el caso de los pacientes en hemodiálisis en centro sanitario, siendo el 24% en diálisis peritoneal y 22% en los pacientes trasplantados.
En cuanto a la atención sanitaria, el 85% de los pacientes renales con COVID-19 requirió ingreso hospitalario, un 8% de ellos en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) de los centros hospitalarios. Por último, el registro también incluye los factores predictores de mortalidad de la infección en este tipo de pacientes, como la edad y el desarrollo de una
neumonía, aunque como factores independientes.
DATOS DE TRASPLANTE DEL PRIMER TRIMESTRE DE 2020
Cataluña ha pasado de hacer tres trasplantes al día a siete en el último mes, cuando comenzó el estado de alarma por la pandemia del coronavirus, según la OCATT (Organització Catalana de Trasplantaments).
El Covid-19 tiene absorbido el sistema sanitario, y debido al alto riesgo de infección, los trasplantes han quedado en un segundo plano.
Por este motivo, se priorizan los pacientes que estén en una urgencia clínica, aunque se gestiona caso por caso. Afortunadamente, la lista de espera para órganos vitales es muy baja.
En el caso de pacientes que no están graves se opta por aplazar el trasplante porque en estos momentos el hospital constituye un riesgo para los más débiles. Eso también afecta a los trasplantes con donante vivo.
Sólo hay una excepción y es el caso de los trasplantes pediátricos, que sí se continúan haciendo, los programas de hiperinmunizados y los casos en los que está en riesgo la propia vida.
En el mes de enero se hicieron en Catalunya 88 trasplantes, en febrero 99 y marzo sólo 18 trasplantes. En cuento a las visitas nefrológicas, se opta en la medida de lo posible, por hacerlas por vía telefónica, para evitar que los pacientes tengan que trasladarse al hospital.

Un trasplante único en el mundo para la bebé Naiara

El Gregorio Marañón realiza la primera intervención cardiaca en menores de un año con un corazón parado y con grupos sanguíneos incompatibles

Naiara, la bebé trasplantada, en el Hospital Gregorio Marañón en mayo de 2021.10ISABEL VALDÉSMadrid – 17 MAY 2021 – 20:14 CEST

IN ENGLISH

En un hospital a muchos kilómetros de Madrid, hace unas semanas, trabajaba contra reloj un equipo de Cardiología del Gregorio Marañón. El corazón de un bebé de poco más de tres kilos había dejado de latir y, en ese momento, sus padres dijeron sí a que su pérdida fuese la oportunidad de vivir de otra bebé. Donaron el corazón de su hijo a Naiara, una prematura que había cumplido un mes y que 24 horas antes había tenido que ser intubada en la UCI. Ya no le quedaban muchas opciones. Aquella operación sentó un hito en la ciencia: el primer trasplante de corazón en el mundo a bebés realizado en asistolia —con un corazón que ya se ha parado— y con grupo sanguíneo incompatible entre donante y receptor.

La pequeña Naiara tras el transplante.
La pequeña Naiara tras el transplante. HOSPITAL GREGORIO MARAÑÑO

En aquel momento, dice Juan Manuel Gil, el jefe del servicio de Cirugía Cardiaca Infantil de ese hospital, no estaban pensando en lo que suponía para la medicina: “Es lo último que piensas. Tienes a una bebé en una situación precaria, llaman, y lo único que ves es un ángel de la guarda que te está dando una oportunidad y te pones a trabajar pensando: ‘Hay que salir de esta’. Salieron. Naiara, que ha cumplido ahora dos meses, abandonó la unidad de cuidados intensivos y se recupera ya en planta. “Y está bien, el pronóstico es bueno”, dice el cirujano, que hace una pausa y añade: “Esto, hace tres años, hubiese sido imposible”.javascript:falsePUBLICIDAD 

El Gregorio Marañón activó en 2018 el programa para hacer trasplantes cardiacos en pequeños con grupos de sangre incompatibles. Hasta ahora, cuenta Gil, “ha habido poquísimos casos de donación en asistolia en niños y jamás con el añadido de que los grupos sanguíneos fueran incompatibles”. No hace más de una década que se practican trasplantes en asistolia de órganos abdominales (como riñones o hígados), y el primero de corazón en España, en adultos, se hizo en el Puerta de Hierro el pasado año. Ahora Naiara es la primera niña sometida a una cirugía con estas características.

“Los trasplantes siempre adolecen de ser pocos para el número de receptores que hay”, explica el cirujano: “Y en España somos afortunados por la generosidad de la gente y de las familias y el trabajo de la Organización Nacional de Trasplantes”. España lleva casi tres décadas siendo líder mundial en este ámbito. En 2019 validó ese título por 28ª vez tanto en trasplantes (se produjeron 5.449 aquel año), como en donaciones, con una tasa de 48,9 donantes por cada millón de habitantes. Aún con esas buenas cifras, son quienes necesitan un corazón los que más tiempo pasan en lista de espera.

“Y los que más probabilidades tienen de fallecer [por falta de uno] son los niños pequeños, los menores de un año y más aún los menores de un mes”, ahonda Gil, que cifra en alrededor de la mitad el número de trasplantes en niños que practica el Marañón respecto a todo el territorio nacional. En los últimos cinco años ha hecho 41 —siete en 2020, a pesar de la pandemia—, y el 35% de esas cirugías son en menores de un año. “Afortunadamente fallecen pocos niños, pero los niños que tenemos en lista de espera tienen pocas probabilidades de recibir un corazón”, por eso, “incrementar el número de donantes en los grupos de edad más vulnerables es tan importante”.

Naiara, la bebé trasplantada, en la habitación donde se recupera en el Gregorio Marañón.
Naiara, la bebé trasplantada, en la habitación donde se recupera en el Gregorio Marañón.H. GREGORIO MARAÑÓN

Hace no mucho, Gil asegura que nadie se planteaba trasplantar un corazón que llevara unos minutos sin latir: “En una extracción convencional, lo que llamamos muerte cerebral, cuando el cirujano llega se encuentra al donante con el corazón latiendo, comprueba que está en buenas condiciones, lo para, lo extrae, lo empaqueta en hielo y lo trae al hospital”. En asistolia, “cuando el cirujano llega, el corazón ya lleva unos minutos parado, primero hay que reanimar ese corazón con una máquina similar a la que usamos en las operaciones convencionales [ECMO, un sistema de circulación extracorpórea], y una vez que ese corazón late y se comprueba que es válido, el protocolo es el mismo”. Parar de nuevo, extraer, empaquetar en hielo y viajar con él hasta el hospital donde está el receptor.

12 horas para un hito

En el caso de Naiara, el equipo voló, literalmente, para salvar ese corazón del tamaño de una ciruela. No estar en el mismo hospital hizo que la distancia y el tiempo que necesitaran para cubrirla fuera otro obstáculo. Lo hicieron en 12 horas. José Ángel Zamorano, perfusionista del Marañón, explica que su trabajo es “ser el corazón y los pulmones del niño durante la cirugía, durante el proceso de injerto”. Lo hace en el comunicado enviado por el centro: “Dadas las características de este trasplante, los perfusionistas tuvimos que desplazarnos con los cirujanos cardiacos infantiles al hospital del donante porque teníamos que recuperar el latido para poder trasladarlo e implantarlo. Lo extraordinario fue que tuvimos que recuperar el corazón dos veces y no solo una, como es habitual. Además, tuvimos que modificar toda la bomba de circulación extracorpórea para adaptarla a un niño tan pequeño”.

Gil, al teléfono, recuerda las “lupas con aumento y la extrema precisión” que necesitaron, que necesitan siempre en estas intervenciones: “Pero cuando trasplantamos el corazón empezó a latir fuerte. Salió bien”. Y no era la primera vez que una decisión médica, y el trabajo de los profesionales de ese centro, habían hecho que para Naiara saliera bien. Antes de nacer, a la bebé ya le habían detectado problemas cardiacos y, desde el centro en el que seguían a su madre, en otra comunidad autónoma, la derivaron al Área del Corazón Infantil del Marañón, centro de referencia nacional para cardiopatías congénitas desde el feto.

A pesar del seguimiento, la situación empeoró. Decidieron adelantar el parto y los profesionales de los servicios de Neonatología y Cardiología Infantil pudieron estabilizarla. En el comunicado del hospital, Manuela Camino, jefa de Unidad de Trasplante Cardiaco Infantil, recuerda que “la pequeña pudo evolucionar y conseguimos que el resto de órganos maduraran los suficiente para plantearnos la posibilidad de que Naiara entrara en lista de trasplante. Les explicamos a los padres que había muy pocas posibilidades porque hay escasos donantes a esa edad, tan sumamente pequeñitos. Sin embargo, gracias a inmensa generosidad de otros padres llegó la oportunidad”.

Lo hizo justo cuando las posibilidades se agotaban: “Fue un momento muy importante, porque nos enfrentamos al trasplante de corazón que realizábamos al bebé más pequeño hasta el momento y porque, 24 horas antes, había empeorado mucho. Si no hubiera llegado ese corazón habría habido pocas posibilidades de supervivencia”. Pero Naiara ya ha cumplido dos meses, pesa tres kilos y 200 gramos, y subiendo.

TE DOY UN RIÑÓN

Este artículo se iba a titular Te doy un riñón: una lección magistral de amistad y amor. Pero los protagonistas han dado sobre todo una lección de esperanza. Quizá eso sea lo más importante de su historia, aplicable a cualquier enfermedad o adversidad. Nunca hay que rendirse. No lo hizo Tomás Cabello, a quien en el hospital Clínic de Barcelona le llegaron a dar hace muchos años una esperanza de vida de seis meses.

Todo empezó con unas extrañas arrugas. En el 2007 su sempiterno aspecto juvenil comenzó a ajarse. Lo que parecía una enfermedad cutánea ocultaba una gammapatía monoclonal, ocasionada por la presencia de una proteína anormal en la sangre que puede derivar en cáncer. Tomás se sometió a un autotrasplante de médula ósea y a un proceso de estimulación de las células madre que afectó a su función renal.Thanks for watching!PUBLICIDAD 

Tomás y Servando, en la escuela Llor de Sant Boi
Tomás y Servando, en la escuela Llor de Sant Boi  Ana Jimenez

Acabó en la uci del Clínic y parecía condenado de por vida a la diálisis. No podía recibir un trasplante de riñón porque la dolencia que había perjudicado a sus órganos perjudicaría al que recibiera. La hematóloga Montserrat Rovira, sin embargo, logró revertir la situación gracias a un novedoso tratamiento. Cuando el trasplante volvió a ser una opción, entró en juego nuestro otro gran protagonista, Servando Casas.Lee también

Riñones de abuelos a nietos
y otras historias de amor

DOMINGO MARCHENA

Trasplante De Riñón Donante Vivo Entre Dos Amigos

¿Veis a Servando? Es ese niño travieso de pantalón corto que guiña un ojo y trae las bandejas con la comida a los padres de Tomás Cabello en el colegio de La Salle de Cambrils. Cuando los padres de Servando visiten la escuela, será Tomás quien haga de camarero. Ha pasado más de medio siglo, pero aquellos dos escolares que estudiaron gracias a becas siguen siendo tan amigos como cuando se conocieron, lejos de casa.

Tomás y Servando
Tomás y Servando  AJ

Tomás, de La Bañeza (León), y Servando, de El Pobo (Teruel), tienen hoy 66 años. “Si no os gusta el campo, a estudiar”, les dijeron sus padres. Se hicieron maestros con un expediente tan brillante que les abrió las puertas de la docencia sin oposiciones. Tomás dirige hoy la escuela Llor, de Sant Boi de Llobregat. Servando también dio clases aquí hasta que acabó de maestro rural y alcalde en Mediona, Alt Penedès.Un ruego

Fijaos en las fotos

Fijaos en las fotos de este reportaje. La más antigua es del 2012, en el Clínic, poco después de que Servando le donara un riñón a Tomás. Ambos caminan por el hospital, en pijama, hombro con hombro. Las imágenes más recientes son de hace unos días, realizadas por la reportera gráfica Ana Jiménez en la escuela Llor, de Sant Boi de Llobregat, donde La Vanguardia entrevistó a estos dos amigos. Hay una tercera clase de instantáneas, extraídas de los álbumes familiares de los entrevistados. Mirad cómo aparecen siempre los protagonistas…

La mirada de la fotógrafa

ANA JIMÉNEZ

BARCELONA- UNIDAD DE CIRUGIA AMBULATORIA RECONVERTIDA EN UCI EN EL HOSPITAL CLINIC- FOTO ANA JIMENEZ

Para no dejar de trabajar ni un día, Tomás entraba a las 22 horas en el hospital Clínic y dormía durante la diálisis. A las ocho de la mañana ya estaba en la escuela, un faro de la enseñanza innovadora. Y así un día sí y otro no durante cuatro años. Superó un mieloma y vaticinios pesimistas, pero su degradación era evidente. Amparo, su pareja, le pidió que se casaran. Él se negó: “Te quiero tanto que no puedo hipotecar tu vida”.

Ana Jiménez, fotografiando a los amigos
Ana Jiménez, fotografiando a los amigos  DM

Servando le dijo un día: “Si tu problema es un riñón, ya no tienes problema. Yo tengo dos y uno es para ti”. Y no fue la única persona que le hizo el ofrecimiento. Otras seis estaban en la cola. El doctor Josep Maria Campistol, que atendía a Tomás y que no se lo acababa de creer, le retó: “Preséntame al menos a tres candidatos”. Y dicho y hecho. Cuando los conoció, volvió a preguntar a su paciente “¿Tú a quién elegirías?”.

El destino ya había elegido. No es una exageración. Cuando eran jóvenes, mucho antes de que supieran que el universo cabe en dos palabras (gammapatía monoclonal), Servando presentaba a Tomás con estas palabras: “Es un hermano. Si tuviera que darle un riñón, se lo daría”. El doctor Ignacio Revuelta, responsable del programa de donantes renales vivos del Clínic, explica que ocurrió luego. Todos los receptores, dice, pasan por tres fases.

Su gesto más típico
Su gesto más típico  TC

Incredulidad, estupor, rechazo… Eso mismo le pasó a Tomás. No quería hipotecar la vida de la mujer que ama, pero tampoco la de su hermano Servando. Necesitó un proceso de aceptación hasta que comprendió que, si hubiera sido al revés, él hubiera hecho lo mismo. Servando lo tuvo muy claro desde el principio y solo le pidió permiso a las tres mujeres de su vida: su esposa, Anna, y sus hijas Laura y Cristina. Las tres dijeron que sí.

Los dos entraron en quirófano en un día con anécdota: el 17 de julio del 2012, justo 30 años después de que Servando y Anna se casaran. Por supuesto, Tomás y Amparo estaban invitados al enlace, pero se olvidaron de la fecha y se fueron a Andorra. Cuando se dieron cuenta de su monumental despiste y telefonearon a los novios, recibieron esta respuesta: “No os preocupéis, cuando vengáis nos volvemos a casar”.

Anna y Amparo, sus esposas
Anna y Amparo, sus esposas  TC

Y lo hicieron, en efecto. Una ceremonia íntima, solo para las dos parejas. En casi todas las fotos de los álbumes de estas dos familias Tomás y Servando aparecen abrazados, mirándose y sonriendo. O con la mano en el hombro del otro. Así se les vio, caminando por los pasillos del hospital, poco después de dar el gran paso. El Clínic, líder de este tipo de intervenciones, ha realizado ya más de mil trasplantes de donantes vivos.

Cada una de esas operaciones tiene una historia maravillosa. Hemos tenido la suerte de conocer la de estos dos amigos, que nunca han perdido el sentido del humor. “Ahora, cuando soy yo quien presenta a Servando, digo: ‘Es mi madre’. Claro, me ha dado la vida”. Una vez, la madre de Servando quiso puntualizar: “En cierta forma, yo soy también tu madre”. Y Tomás contestó: “No, usted es mi abuela. Mi madre es él”.

En los jardines de la escuela
En los jardines de la escuela  DM

Y, así entre bromas, estos dos hombres regresan a la infancia mientras hacen de cicerones por las estupendas instalaciones académicas y deportivas de la escuela concertada Llor (más de 43.000 metros cuadrados, 9.000 de suelo construido). Servando, uno de los tutores más queridos del centro, se para ante una ventana. “Ahí tenéis vuestro futuro”, les decía a sus alumnos. Desde allí se veía el cementerio y el sanatorio mental.

Solo hay un momento en que la voz de Tomás se quiebra. ¿Por qué eligió a Servando entre las siete personas que le ofrecieron un riñón? “De todos podría decir lo mismo, pero él es mi, es mi… Nunca dudé de su generosidad y siempre supe que, más allá de un agradecimiento extremo, nunca le debería nada”. Y solo hay un momento en que se humedece la mirada de Servando, cuando recuerda los días posteriores a la operación.

Siempre hombro con hombro
Siempre hombro con hombro  AJ

Parecía que el sistema inmunitario de Tomás iba a rechazar el riñón. Y Servando se derrumbó. Fue uno de los primeros de su promoción, ha educado a generaciones de alumnos, tiene como su mayor honor el título de maestro de pueblo y fue alcalde de Mediona del 2003 al 2019. Injusto consigo mismo, se preguntó. “¿Es que no sirvo ni para donar un riñón?”. Sirve para infinidad de cosas. También para celebrar bodas…Más sobre estas operaciones:

Tomás remontó los problemas. En julio se cumplirán nueve años del trasplante. El 1 de febrero del 2014, por fin, se casó con Amparo. La ceremonia tuvo lugar en el Ayuntamiento de Mediona. ¿Sabéis quién ofició la ceremonia? Desde entonces, Tomás, Amparo, Servando y Anna se reservan un hueco en el calendario cada 17 de julio, aniversario de la operación. Salidas, fiestas, cenas. Y más abrazos para el álbum.

“Tenemos pendiente un viaje a Nueva York, se lo hemos prometido a nuestras mujeres. En una ocasión año fuimos a comer al Celler de Can Roca y pagó Tomás. Eso sí que le costó un riñón”, bromea un niño grande, tan guasón como buena persona. Su mirada es la misma de aquel camarero de pantalón corto que traía las bandejas a los padres de su amigo en Cambrils. Han pasado 55 años, pero nada ha cambiado.LEER 4 COMENTARIOS

1000 riñones trasplantados, 1000 vidas nuevas

El Hospital Clínic de Barcelona celebra 1000 trasplantes de riñón de vivo. 1000 motivos para alegrarse.

Ni un segundo se lo piensa Agustina Jané, de 73 años. “Donar un riñón a mi hijo fue la decisión más fácil de mi vida”, suelta sin titubeos. Tampoco Javier Solana, de 78, vacila un instante: “Cualquier duda que pudiese tener me importaba muy poco. Lo que me importaba era la salud de mi hijo”, resuelve. Nada tienen que ver el uno con el otro — ella, de Esparreguera (Barcelona) y estanquera de profesión; él, natural de Madrid y ex secretario general de la OTAN—, pero ambos guardan una historia paralela en sus mochilas: dieron un riñón a sus hijos para salvarles la vida. Las suyas solo son dos historias de tantas. Dos de las mil caras, por ejemplo, que ilustran el hito que acaba de alcanzar el hospital Clínic de Barcelona: el millar de trasplantes renales de donante vivo. El centro sanitario es el hospital de España que más intervenciones de este tipo ha acometido.

MÁS INFORMACIÓN

Ya ha llovido desde aquel 22 julio de 1965 cuando los doctores Josep María Gil-Vernet y Antoni Caralps completaron, precisamente en el Clínic, el primer trasplante renal en España: implantaron a una mujer de 35 años un riñón procedente de un fallecido en accidente de tráfico. Desde entonces, la técnica se ha profesionalizado, con donantes muertos y vivos y con procedimientos menos invasivos, hasta convertir la recepción de un riñón en el trasplante más común. En España se han hecho cerca de 68.000 intervenciones de este tipo, la inmensa mayoría (63.000) con órganos procedentes de donantes muertos. Con riñones de personas vivas se han practicado más de 4.700 trasplantes en toda España y el Clínic, que ha seguido en la avanzadilla desde aquella primera operación, ha estado detrás de más del 21% de ellos.Thanks for watching!PUBLICIDAD 

Pau Ibars tenía 37 años cuando en 2010 un análisis periódico reveló alteraciones en el riñón. El hijo de Agustina Jané lo explica así: “Me hicieron una biopsia y se vio que había un problema de filtrado: los glóbulos blancos se quedaban en el riñón provocando una inflamación y cada vez empeoraba más el funcionamiento renal” . Solo había dos alternativas: diálisis o trasplante. “En cuanto planteé que había la posibilidad de trasplante de donante vivo, apareció mi madre y dijo: ‘Presente, me apunto’. Pero claro, tú tampoco quieres que la otra persona pase por ese trago”, admite Ibars.

El doctor Antonio Alcaraz (sentado en el centro) y su equipo extraen un riñón a un donante vivo para un trasplante a un familiar, en enero de 2019.
El doctor Antonio Alcaraz (sentado en el centro) y su equipo extraen un riñón a un donante vivo para un trasplante a un familiar, en enero de 2019.GIANLUCA BATTISTA

Las dudas asaltan a cada tanto durante el proceso de trasplante, pero, paradójicamente, más al receptor que al donante. Josep Maria Campistol, nefrólogo y director del Clínic, señala: “El trasplante de donante vivo es la mejor opción, pero cada operación es un reto. Hay que plantearlo con transparencia y objetividad, con conocimiento. Y, a partir de aquí, despejar las dudas porque creo que las hay desde el momento cero. Siempre que acepte el trasplante de un donante vivo, el receptor tendrá un sentimiento de culpabilidad”. Coincide Antonio Alcaraz, urólogo y el cirujano al frente de casi dos tercios de los mil trasplantes del Clínic: “Habitualmente quien tiene más reservas es el receptor, que no quiere que nadie se arriesgue. Nuestra labor es trasmitirle todas las opciones y tranquilizarle en cuanto a los potenciales efectos secundarios. Somos absolutamente garantistas con el donante. Rechazamos al 50% de los potenciales donantes porque pensamos que tienen alguna condición médica que no los hace favorables”.

También Solana recuerda que su hijo, Diego, era reticente a que le donase un riñón. “No quería hacerme algo que suponía que era malo para mí, pero como yo sabía que no era así, nos empeñamos y salió muy bien”, relata el exministro socialista. Su intervención fue en 2012. “La ecuación era muy clara: yo tenía dos riñones que funcionaban bien y a otra persona a quien yo quería mucho le faltaba uno. La resolución del problema era sencilla: yo le doy un riñón a él y estamos los dos en igualdad de condiciones. Mi hijo sigue viviendo y yo sigo viviendo. No es ningún drama. La tecnología está muy avanzada”, zanja el ex secretario general de la OTAN.

La maquinaria del dispositivo de trasplantes ya está muy rodada en España y, en el caso de donaciones de vivo, el proceso es muy garantista. Para asegurar que se trata de un acto altruista y no hay ningún tipo de contraprestación económica o de otro tipo, el donante tiene que pasar por tres filtros: superar una entrevista médica y psicosocial con los profesionales del circuito de trasplantes, tener el aval del comité de ética del hospital y hacer una declaración jurada ante el juez de que su decisión es informada y libre. El donante es la pieza fundamental del proceso y todos los ojos miran a él. Ibars aún recuerda con una sonrisa cómo, antes de la intervención, todas las atenciones y los cuidados se focalizaban en su madre: “El doctor me dijo un día: ‘Tú eres el enfermo y te curaremos. Pero el que da, el que tiene ese momento de generosidad, es el donante y es al que hay que llevar en volandas”.

Javier Solana, en su despacho de la calle de Ruiz de Alarcón (Madrid) a finales de abril.
Javier Solana, en su despacho de la calle de Ruiz de Alarcón (Madrid) a finales de abril.INMA FLORES

En los últimos 20 años, los trasplantes se han perfeccionado y las secuelas son mínimas o nulas para el receptor y el donante. Alcaraz relata: “Los resultados son excelentes, aunque no están exentos de algunos fracasos, que son precisamente los que más nos duelen. Pero sabemos que funcionan al año el 97% de estos riñones y es una historia de éxito”. El urólogo agrega que la recuperación del donante es “muy rápida” y en apenas tres días se va a casa. El receptor tiene que estar hospitalizado un tiempo más y seguir vinculado al centro, pero las estancias son cada vez más cortas gracias a la mejora de las técnicas quirúrgicas. “Hemos vivido un refinamiento de la técnica que ha evolucionado con los años. El primer hito fue en 2002, cuando introdujimos la nefrectomía laparoscópica, con la que ya no teníamos que abrir al paciente para quitarle el riñón y eso resultó un impulso brutal del número de trasplantes de donante vivo. El segundo gran cambio ha sido el implante robótico, con el que empezamos a hacer trasplantes en 2015: se trata de aplicar técnicas mínimamente invasivas al paciente que más lo necesita”, sostiene Alcaraz.

Tampoco el perfil de donantes y receptores es el que era. Campistol explica: “La enfermedad renal, en general, es de personas de edad avanzada. La media de inicio de diálisis está en los 70 años. Estamos hablando de una persona adulta, aunque hay trasplantes infantiles y adolescentes, y enfermedades hereditarias. Pero la diabetes es hoy la causa principal de la insuficiencia renal crónica. Nos encontramos con personas de 55 o 60 años que tienen una enfermedad renal vascular o diabética y les ha planteado la opción de trasplante”. Los donantes, que hace tres décadas solían ser los padres de receptores de 25 años —había más reservas a operar a personas de edad avanzada—, también han mutado. El director del Clínic cuenta: “Como estamos planteando trasplantes a personas de 55 o 60 años, buscamos cierta similitud de edad con el donante. Las parejas son una buena opción. Para los casos más jóvenes, obviamente los padres son otra opción, pero no descartamos a los abuelos”.

El año pasado, la pandemia trastocó la buena racha de los trasplantes, que iba de récord en récord cada año. Y al tener la alternativa de la diálisis, las intervenciones renales fueron, además, las peor paradas. En España se realizaron 2.702 trasplantes de riñón en 2020, un 21% menos que el año anterior. De ellos, 259 fueron de donante vivo, un 23% menos. Beatriz Domínguez-Gil, directora de la Organización Nacional de Trasplantes, asume: “La primera ola fue devastadora, pero desde junio hemos estado en un ritmo cercano al de 2019. Este año, la actividad ha sido razonable: en los primeros cuatro meses de 2021, un 7% más de donantes y un 29% más de trasplantes que en el mismo período de 2020. Pero todavía seguimos por debajo de las cifras de 2019 y, con la coexistencia de la pandemia, admito que es difícil acabar el año con el récord de 2019″.

Agustina Jané junto a su hijo Pau Ibars, donante y receptor de trasplante renal, en su casa de Esparraguera.
Agustina Jané junto a su hijo Pau Ibars, donante y receptor de trasplante renal, en su casa de Esparraguera.GIANLUCA BATTISTA

“Hoy no existe la incompatibilidad”

Medio siglo de historia de trasplantes renales dan para mucho. Mil trasplantes, mil vidas y mil historias. Algunas, grabadas a fuego en el corazón de los sanitarios que participan en el proceso. Como aquella abuela que donó un riñón a su nieta, recuerda Campistol, o la exmujer de un paciente en diálisis que entró a su despacho para ofrecerse de forma voluntaria a ser donante. “Respecto a la compatibilidad”, apostilla el director del Clínic, “la única que tiene que haber es el amor y que sea un acto altruista. Hoy no existe la incompatiblidad. Existen problemas inmunológicos o de grupo sanguíneo, pero tenemos tratamientos inmunosupresores potentes que consiguen vencerlos”.

Alcaraz, veterano entre los veteranos en el quirófano, todavía recuerda su estreno como primer cirujano. “Como si lo estuviera viviendo en este momento. Fue una nefrectomía laparoscópica, algo absolutamente disruptivo. Lo recuerdo como si estuviera jugando la final de Champions”, relata. Desde entonces, por sus manos han pasado 600 trasplantes de donante vivo en el Clínic, más de medio centenar en la clínica Puigvert y otros tantos en África, adonde viaja a operar siempre que puede escaparse. Dice que trasplantar es, para él, “un momento de relajación”. Y no se inmuta, pase lo que pase. Esté en la camilla una estanquera de Esparraguera o un exministro. “¿Si cambia el tener un paciente con notoriedad pública? Rotundamente no. No hay ninguna diferencia. Cuando entro al quirófano soy el hombre de hielo”, zanja. Aunque hay historias que llegan al alma: “Me impactó un hombre con una atrofia caudal, una persona que carece de extremidades inferiores y el abdomen se afila. Era extremadamente complejo poderlo trasplantar y el donante era su hermano. Recuerdo que la dificultad era tanta y el riesgo de que no funcionara tan alto, que salí a hablar con la familia para ver si querían tirar para adelante o parar el procedimiento. Y me impactó la fortaleza extraordinaria de este receptor: no he visto a nadie con tanta alegría de vivir ante una adversidad tan grande como era su discapacidad física”.

A toro pasado, la intervención queda como una anécdota más para los donantes y los receptores. Solana ni siquiera encuentra la cicatriz y Jané se olvida a menudo de que solo tiene un riñón. Lo mejor del trasplante, dice Ibars, “es que no sientes que estés trasplantado”: “Lo que me ha regalado mi madre no es un riñón, es la continuidad de mi vida tal y como la he vivido siempre”

España, líder mundial en trasplante de órganos durante 28 años

El modelo español lleva 28 años situado a la vanguardia mundial en donación y trasplante de órganos, posicionado como líder mundial con 15 trasplantes diarios, el 20% de todas las donaciones de la Unión Europea y el 6% de las donaciones mundiales.

POR CRISTINA CRESPO GARAYPUBLICADO 13 MAY 2021 20:45 CEST

Ciencia de  la vida: Trasplantes 01

España ha sido líder mundial en donación y trasplante de órganos durante 28 años consecutivos, alcanzando los 15 trasplantes diarios, el 20% de todas las donaciones de la UE y el 6% de todas las donaciones mundialesFOTOGRAFÍA DE NATIONAL GEOGRAPHIC

National Geographic estrena el lunes 31 de mayo a las 23:00h el documental Ciencia de la Vida: Trasplantes, un acceso sin precedentes al funcionamiento del modelo español de trasplantes, líder a nivel mundial desde hace 28 años y a la innovación para afrontar la creciente demanda de órganos.

En 1965, el cirujano Josep María Gil-Vernet llevó a cabo el primer trasplante de un órgano en España, en el Hospital Clínic de Barcelona. Desde entonces, en las tres últimas décadas se han hecho más de 130.000 trasplantes gracias a la Organización Nacional de Trasplantes.

Nuestro país lleva 28 años consecutivos situado a la vanguardia mundial en donación y trasplante de órganos, posicionado como líder mundial con 15 trasplantes diarios, el 20% de todas las donaciones de la Unión Europea y el 6% de las donaciones mundiales, según la Organicación Nacional de Trasplantes (ONT), a pesar de que España apenas representa el 9,1 % de la población europea y el 0,6 % de la mundial.  

El prestigio mundial de nuestro sistema se debe, por un lado, al modelo organizativo que gestiona la Organización Nacional de Trasplantes y, por otro, a la solidaridad de los españoles, ya que el 26% de las familias consultadas autoriza la donación de órganos. Cada trasplante representa el éxito de un complejo proceso a contrarreloj.

“En el mundo, se calcula que unos 2 millones de personas cada año pueden necesitar un trasplante y se vienen realizando unos 140.000. Es decir, la posibilidad de conseguirlo no supera el 4-5%. En España cualquier persona que necesita un órgano, estadísticamente tiene un 94-95% de probabilidades de conseguirlo”, explica Rafael Matesanz, fundador de la Organización Nacional de Trasplantes en 1989.https://www.youtube.com/embed/sbFL8LbPu4I

El tiempo medio de espera para el trasplante de un órgano no renal en España ronda los 4 meses. “El sistema español de trasplantes se basa en un sistema nacional de salud bueno y de atención universal, en la solidaridad española, y la tercera pata del trípode es un sistema organizativo”, explica Matesanz.

El modelo español de trasplantes se exporta a los cinco continentes y países de todo el mundo tratan de imitarlo. Todo comienza con una llamada telefónica a la ONT, que gestiona 5.500 intervenciones cada año y es la clave del éxito del sistema.  La tasa de 49,6 donantes por millón de población refleja la contribución española a las donaciones de órganos, muy por encima de la media europea, que se sitúa en los 22’3 donantes por millón, y a una distancia abismal de países como Alemania, que tiene una tasa de 9’7.

“Entre un 1% y un 2% de las personas que fallecen en un hospital, lo hacen en condiciones de ser donantes. Por mucho que la ciudadanía quiera donar, si el sistema no está preparado para esarrollar de forma exquisita todo un proceso complejo que se activa a partir de ese momento, la donación no funciona”, explica Beatriz Domínguez-Gil, actual directora de la Organización Nacional de Trasplantes.

El modelo español de la Organización Nacional de Trasplantes

Nuestro territorio ha logrado  alcanzar estos resultados gracias a un sistema y una organización que son claro ejemplo de la buena gestión médica de los órganos y una altísima tasa de donantes. “Cuando una persona que fallece permite la realización de tres trasplantes, está regalando 31 años de vida”, explica Beatriz Domínguez-Gil.

La trayectoria de la ONT, con su elevado nivel de exigencia, ha demostrado su capacidad para seguir aumentando la calidad y la cantidad de los trasplantes que se realizan en nuestro país. Su objetivo es lograr los 50 donantes por medio millón y superar los 5.500 transplantes en 2022.

El sistema, basado en el anonimato y en la lucha de la ciencia contra el tiempo, mejora año a año las cifras de la vida. Al recibir el aviso de un órgano disponible, cada minuto cuenta. La ONT se organiza de modo radial, llamando al hospital de la primera persona compatible más urgente y cercana. Si ese órgano no pudiera utilizarse para ese caso, en el plazo máximo de una hora se deriva a otro hospital para evitar que se deteriore más la oxigenación del órgano. Mientras viaja, la persona a la que trasplantarán el órgano ingresa en el hospital para ganar tiempo.

España ha sido líder mundial en donación y trasplante de órganos durante 28 años consecutivos, alcanzando ...

España ha sido líder mundial en donación y trasplante de órganos durante 28 años consecutivos, alcanzando los 15 trasplantes diarios, el 20% de todas las donaciones de la UE y el 6% de todas las donaciones mundialesFOTOGRAFÍA DE NATIONAL GEOGRAPHIC

Para que los órganos puedan ser trasplantados, se lleva a cabo la perfusión, es decir, aplicar un tratamiento que mantenga vivos los órganos fuera del cuerpo humano. A partir de este momento, comienza la marcha atrás. Primero se realiza la llamada cirugía de preparación del órgano para su traslado en neveras a 4º de temperatura.

“Los países de nuestro entorno que están copiando el modelo español están nombrado coordinadores de trasplantes a médicos intensivistas”, explica Eduardo Miñambres García, especialista  en  Medicina  Intensiva y coordinador  autonómico  de trasplantes  de  Cantabria  y  del  Hospital Universitario  Marqués  de  Valdecilla. 

 “Es una lotería, la angustia de algo que puede ser tu salvación y que no sabes si va a llegar”, explica Miñambres. “Hay países donde esa lista de espera es tremendamente prolongada y la mortalidad en esa lista de espera no es pequeña”.

Para evitar la falta de órganos, el futuro de los trasplantes podría estar en la impresión 3D, por lo que la innovación tecnológica también lucha a contrarreloj para descubrir métodos que traigan el futuro hasta nuestras manos. “Creo que todavía falta tiempo, pero veremos la construcción de órganos bioartificiales”, afirma Domínguez-Gil.  

Mientras la ciencia trabaja en el futuro, el presente del modelo español de trasplantes está garantizado gracias a la solidaridad de nuestros ciudadanos. La evolución de la ciencia de las donaciones de órganos “ha sido uno de los grandes hitos de la medicina moderna, ha mejorado, cambiado y salvado muchísimas vidas”, concluye Rafael Matesanz.

18 de junio: DÍA MUNDIAL DEL CÁNCER RENAL

Los estudios demuestran que estar físicamente activo puede reducir su riesgo de padece cáncer renal hasta en un 22%. El problema es que 3 de cada 4 pacientes con cáncer de riñón actualmente no realizan suficiente ejercicio físico. Por ello el lema propuesto para el  Día Mundial del Cáncer Renal de este año , el 18 de junio, es que necesitamos hablar sobre el ejercicio  físico.

Como regla general, tanto como su condición lo permita y su cuerpo lo tolere. Si estás moviendo tus articulaciones, estirando tus músculos y elevando tu ritmo cardiaco, lo estás haciendo bien.

Caminar durante 30 minutos tres veces por semana se entiende como ejercicio físico moderado. No tiene que ir rápido y no tiene que hacerlo todo de una vez. Tres caminatas de 10 minutos tienen el mismo efecto que una caminata de 30 minutos. Incluso caminar por la habitación tendrá beneficios para su salud.

Este año, debido a la pandemia, la difusión del evento se hace mediante nuestras redes sociales. Nuestros voluntarios han colaborado haciéndose fotos y colgándolas en sus redes sociales con la camiseta del Día Mundial del Cáncer de Riñón.

3 DE JUNIO:  DÍA NACIONAL DEL DONANTE

Como cada año, el primer miércoles del mes de junio tiene lugar en España la celebración del Día Nacional del Donante de Órganos. Debido a la actual pandemia por Covid-19 que todos estamos sufriendo, no podrá realizarse ningún homenaje presencial como el que se acostumbraba a realizar otros años en honor a los donantes y a los profesionales sanitarios que hacen posible que su generosidad se transforme en segundas oportunidades para otros.

Desde que se declarara el estado nacional de alarma el pasado 13 de marzo, siendo legalmente efectivo el día 15, la actividad de donación y trasplante se ha reducido de forma sustancial, afrontando una caída de hasta el 85%. Los casos confirmados de fallecimiento por COVID-19 se descartan como donantes, ya que se desconoce si la enfermedad se transmite a través del trasplante.

Si a esto le sumamos la falta de recursos que ha habido en los hospitales y en concreto en las UCIs debido a la saturación derivada de la pandemia, nos encontramos con que la actividad trasplantadora se ha reducido prácticamente a lo que denominamos ‘urgencia cero’, casos de vida o muerte que no pueden ser pospuestos.

Por suerte, ahora que baja la ocupación y las UCIs y los fallecimientos por COVID-19 se están reduciendo, se va reanudando poco a poco la actividad de donación y trasplante como siempre hemos conocido.

No obstante, seguimos teniendo cerca de 5.000 personas en lista de espera para trasplante.

Para lograr nuestro objetivo de concienciación de la sociedad y también como homenaje a todas aquellas personas y familias que con su generosidad regalaron nuevas oportunidades a otras, lanzamos el reto solidario ‘Donar es Amar’. Este reto consiste en tres sencillos pasos; 1 – Rotular la mascarilla que ahora todos usamos con el lema ‘Donar es Amar’. 2- Hacerse una fotografía con dicha mascarilla puesta.           3- Compartirla en redes sociales con el hashtag #DonarEsAmar.

Se trata de un reto sencillo, que cualquier persona puede llevar a cabo, muy ilustrativo y responsable ya que conlleva el uso de mascarilla, decretada obligatoria por las autoridades sanitarias.

Nuestros socios y voluntarios han inundado las redes sociales con su mascarilla rotulada.

PONLE CARA: CAMPAÑA DE APOYO A PERSONAS EN LISTA DE ESPERA Y A PROFESIONALES SANITARIOS

¡Ponle cara!

En estos momentos difíciles por la crisis provocada por el SARS-CoV-2, los receptores y las receptoras de un trasplante dan mensajes de ánimo a los profesionales sanitarios, los pacientes en lista de espera o en la sociedad en general. Nos sumamos a la iniciativa de la OCATT (Organització Catalana de Trasplantaments), con un gran número de socios que han querido dar las gracias a los profesionales sanitarios y a la vez dar ánimos a las personas que están en la lista de espera para recibir un órgano.

RECOMENDACIONES GENERALES PARA PREVENIR INFECTARSE POR COVID-19

LAVARSE BIEN LAS MANOS POR LAS DOS CARAS, INCLUYENDO LAS UÑAS, LOS PULGARES Y LAS MUÑECAS. Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 30 segundos, o bien con un desinfectante para manos a base de alcohol (al menos 60% de alcohol), especialmente: después de ir al baño, antes de comer, después de sonarse la nariz, toser o estornudar y después del contacto directo con personas enfermas o su entorno. Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca antes de lavarse las manos.
Debe realizarse la limpieza habitual de las superficies de la casa/oficina regularmente.
TAPARSE LA BOCA AL TOSER O ESTORNUDAR CON EL ANTEBRAZO. Si no se tienen a mano pañuelos, no es conveniente taparse durante un estornudo con la mano, ya que son las extremidades que se utilizan para interactuar con los demás, por lo que es más conveniente taparse con la cara interna del antebrazo en el momento de toser o estornudar y lavarse las manos enseguida. Si utiliza un pañuelo desechable, luego tírelo a la basura.
USO DE MASCARILLA. SI YO LLEVO MASCARILLA, TE PROTEJO A TÍ, Y SI TÚ LLEVAS MASCARILLA, ME PROTEGES A MÍ. SI TODOS LA LLEVÁSEMOS, ESTARÍAMOS TODOS PROTEGIDOS.
MANTENER LA DISTANCIA DE SEGURIDAD CON OTRAS PERSONAS (2 METROS) Y PROTEGERSE EN ESPACIOS CERRADOS (SUPERMERCADO, TRANSPORTE PÚBLICO, ETC).
EVITAR COMPARTIR COMIDAS Y UTENSILIOS.
EVITAR TOCARSE LA BOCA, LA NARIZ Y LOS OJOS SIN LAVARSE ANTES LAS MANOS A CONCIENCIA (UNOS 30 SEGUNDOS).
NO SE RECOMIENDA USAR GUANTES, ES MEJOR LAVARSE LAS MANOS MÁS A MENUDO, AUNQUE SÍ HAY QUE HACERLO EN LOS LUGARES EN QUE ES OBLIGATORIO SU USO (COMO EN SUPERMERCADOS).

LA FIESTA DEL SOCIO

LA FIESTA DEL SOCIO

El día 20 de diciembre  organizamos una fiesta para todos nuestros socios. Es una fiesta que nos hace mucha ilusión y que aprovechamos para  hacer entrega de nuestros  diplomas a las personas voluntarias. Nuestros voluntarios es nuestro mayor tesoro ya que nos ayudan durante todo el año para que podamos hacer campañas de sensibilización y concienciación por todo el terriotorio. Estamos muy orgullosos de contar con un gran número de voluntarios a lo largo y ancho del territorio, lo cual nos permite estar presente en un gran número de  Ferias y  Fiestas  donde poder informar y mostrar nuestras actividades. También  podemos estar presentes en hospitales y centros de salud, así como mercadillos, centros comerciales  y en puntos estratégicos de la ciudad.

En este contexto festivo y lúdico  nuestra socia Yulia Karavan aprovechó para hacer una exposición de sus cuadros y macramés realmente espectaculares. Se trata, sin duda, de una artista, además de una socia muy colaboradora y bondadosa.

Todos los voluntarios son personas muy generosas y entregadas, pero en esta edición, dos han destacado por su disponibilidad a lo largo de todo el año y su buen hacer. Se trata de Rafa y de Eloy, a quienes hicimos entrega de nuestro Diploma de Honor, y a los que también hicimos entrega de una  panera de Navidad, en señal de nuestro agradecimiento y cariño.

Además, entre todos los asistentes, como cada año ,  hacemos el sorteo de 3 cestas con productos navideños   y también organizamos un mercadillo solidario con productos de todo tipo. Este año los agraciados con las  paneras  han sido nuestros  amigos Carlos, Rosalía y  Eloy (que hizo doblete).

Este año, además, entregamos nuestros riñones de oro a  dos personas muy especiales para Alcer Barcelona.  En primer entregamos la insignia a Eva Foncea, miembro de la Junta Directiva desde hace más de 30  años. 

Y  también entregamos los riñones de oro a Ester  Alvarez, una socia y amiga, que colabora y hace voluntariado para Alcer desde el primer día que pisó la asociación hace más de 30 años, junto con su marido Carlos, trasplantado de riñón gracias a la generosidad de  Ester, que fue su donante. A todo ellos, muchas gracias por su labor y su generosidad para con Alcer Barcelona.